982 215 400 info@farmacialabandeira.com
0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

Ir a la playa con un bebé es muy diferente a cualquier otro viaje a la playa que se haya hecho antes de tener un peque en casa.

¿Que debemos de llevar?

Es importante que sepas que un bebé de menos de seis meses no debe ser expuesto nunca al sol directamente. Si va a la playa o a la piscina debemos tenerlo a cubierto, debajo de una sombrilla y preferiblemente vestido con ropita ligera.

Debemos siempre usar una protección solar de pantalla total preferiblemente con filtros físicos y resistente al agua. Una buena opción es el fotoprotector ISDIN Fusion Fluid, se puede usar a partir de los 0 meses de edad. Con protección solar muy alta, indicado para el rostro y cuerpo de bebés (apto para piel atópica).Además debemos aplicarle la crema media hora antes de ir a la exposición solar, renovársela cada dos o tres horas y después de cada baño. Es importante fijarse en la fecha de caducidad de las cremas solares porque también caducan. Una vez abierto el envase, la crema se oxida y va perdiendo eficacia por lo que no debes usar la crema del año pasado.

ISDIN FOTOPROTECTOR FUSION FLUID MINERAL BABY PEDIATRICS SPF 50+. 50 ml

 

Generalmente los padres nos preocupamos por proteger la piel de los más pequeños de la casa, pero no solemos darle tanta importancia a la protección de sus ojos en verano. Los ojos de los bebés son más sensibles que los de los adultos a la radiación ultravioleta, por tanto deber usar también gafas de sol para prevenir futuros problemas oculares.

¿Puede mi hijo meterse en el agua?

Los pañales de agua son perfectos para que el bebé disfrute mojándose en la orilla, conviene llevar recambios por si acaso. Hoy en día hay muchísimos modelos que imitan a bañadores, como estos de Chelino.

CHELINO FASHION & LOVE PAÑAL BAÑADOR INFANTILTALLA L 15kg-12 Pañales

 

Ademas procura que el niño no esté en la playa o piscina en las horas centrales del día (de 12 a 16 horas, aproximadamente). Además, hay que tener en cuenta la temperatura. El mecanismo termorregulador de los bebés (la sudoración) no funciona aun correctamente, de manera que puede sufrir un golpe de calor sin que apenas nos demos cuenta. Refréscale con frecuencia y procura ponerlo a la sombra.