0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

¿Puede tener consecuencias las dietas milagro?

Aunque es un tema del que cada vez se tiene más conciencia, las dietas milagro siguen presentes y sus consecuencias pueden ser muy graves.

Pueden tener consecuencias para la salud al no aportar al organismo todos los nutrientes que necesita ya que muchas de estas dietas se basan en eliminar ciertos alimentos y reducir las comidas diarias, además de favorecer el temido “efecto rebote”.

Hay unas pautas que nos indican que una dieta no es correcta o insuficiente para el organismo, como que sea una dieta insuficiente o hipocalórica, las famosas dietas disociadas, las dietas excluyentes o aquellas que prometen una pérdida de peso en tiempos récord.

Con la mayoría de estas dietas lo que se logra es perder masa muscular y no grasa, al privar al cuerpo de determinados nutrientes y hacer que utilice sus propias proteínas para cubrir las necesidades de energía.

Los peligros de las dietas milagro

Cuando se abandona una dieta milagro, el cuerpo puede reaccionar necesitando una sobre ingesta para compensar el periodo de restricción anterior. Esto supone que la persona que ha seguido esa dieta tenga una ingesta muy superior a sus necesidades provocando una recuperación mayor del peso perdido.

Además, cuando se restringe la cantidad de comida, el organismo reacciona disminuyendo su metabolismo para almacenar energía y gastar menos para contrarrestar esa deficiencia energética. Por tanto, el metabolismo se ralentiza gastando menos energías que se acumulan en forma de grasa.

No hay milagros posibles a la hora de perder peso, lo que se debe hacer es mentalizarse de que puede que sea un proceso largo durante el que se deben seguir unas pautas de alimentación que en ningún momento restrinjan ningún alimento.

¿Cuantas comidas tengo que hacer al día?

Hay que hacer 5 comidas al día para evitar pasar hambre que puede acabar en ansiedad, y consumir alimentos de todos los grupos pero cocinados de una forma sana. Y no hay que olvidar que el ejercicio es tan importante como una correcta alimentación.

Con el ejercicio se obtienen beneficios físicos, como ayudar a la pérdida de peso o tonificar los músculos para evitar la flacidez, pero también beneficios psicológicos como una disminución de estrés y un aumento de autoestima y bienestar.

Esa es la única forma saludable de perder peso y, lo que también es importante, mantener esa pérdida a lo largo de los años.

Hay que saber que no se trata de ponerse una semana, un mes o un año a dieta, sino que se debe aprender a comer bien todos los días y llevar unas pautas de alimentación correctas siempre. Es importante aprender a comer y a combinar los alimentos de forma adecuada y cocinarlos de forma saludable.