982 215 400 info@farmacialabandeira.com
0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

Los hábitos relacionados con la alimentación y el ejercicio se aprenden. Los niños observan y hacen lo que hacen sus padres, sus hermanos o su entorno más cercano.

El ayudar a los niños a crear un estilo de vida saludable, incluyendo los hábitos alimenticios y el deporte, comienzan en el entorno familiar.
Sin embargo, es muy importante, que esta conducta se refuerce en el ámbito infantil como por ejemplo en el colegio.

Debemos enseñarles a nuestros hijos a disfrutar del deporte y  que no lo vean como una obligación, sino que disfruten con ello. 

La actividad deportiva contribuye a una adecuada maduración del sistema músculo-esquelético y de sus habilidades psicomotoras. Con su práctica habitual se entrena el corazón, el sistema respiratorio y óseo.

Las actividades que desarrollan los niños actualmente son cada día más sedentarias, practican menos deporte y pasan menos tiempo al aire libre jugando o corriendo lo que provoca que se produzca un mayor nivel de sedentarismo sobre todo en edades comprendidas entre los 13 y los 18 años.

¿Cuánto ejercicio debería hacer el niño a diario?

Los profesionales en ciencias del deporte han establecido un mínimo de 60 minutos al día de actividad física en niños y adolescentes.
Estas actividades pueden incluir jugar en casa, juegos en el deporte, deportes organizados…

¿Cómo motivar a los niños a hacer ejercicio?

1.  Escoger la actividad adecuada dependiendo de la edad y de sus gustos.
2. Proporcionarle opciones para mantenerse activo: que sus padres les faciliten el equipamiento y que lo lleven a lugares donde poder practicar ese deporte.
3. Que se diviertan y que disfruten.

Son muchas las ventajas que aportan a nuestros hijos (también a nosotros) la práctica de deporte pero debemos tener en cuenta otros factores como:

–  Ayudar a que nuestros hijos mantengan una dieta equilibrada que incluya carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales.
–  El agua es esencial antes, durante y después de realizar deporte  ya que al sudar se pierde gran cantidad de agua.
–  Antes de entrenar o competir hay que calentar y al acabar hay que estirar.

La práctica de deporte ayudará a nuestros hijos a socializarse, a adquirir unos hábitos saludables, prevenir ciertas enfermedades que pueden aparecer en la edad adulta (obesidad, diabetes…).