0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

¿Que causa la menopausia?

Un nivel más bajo de hormonas durante la menopausia puede causar sensación repentina de calor (sofoco o “los calores”). Las isoflavonas son el tratamiento natural más empleado para prevenir las enfermedades y trastornos asociados a la menopausia sobre todo a partir de la última década.

Su utilización está en auge entre las mujeres españolas, ya que diversos estudios han demostrado que su ingesta puede ser útil para tratar desde problemas cognitivos, cutáneos, alteraciones del sistema nervioso, y demás trastornos asociados a la etapa menopáusica.

¿Que tratamiento puedo tomar?

Las isoflavonas poseen una estructura química tal que les permite actuar en los mismos lugares que algunas hormonas femeninas, supliendo en parte el papel de los estrógenos, cuya disminución durante la menopausia es la causa de la aparición de sofocos, sudoraciones, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.

sandoz bienestar isoflavonas 30 comprimidos

No obstante, para que sea efectivo debe administrarse una dosis diaria adecuada y, en este caso, para el abordaje de los síntomas climatéricos debe ser de, al menos, 80 mg de isoflavonas, según los expertos.

Existen gran cantidad de preparados en farmacia que pueden ayudar a la mujer a mejorar su calidad de vida tras la menopausia. Uno de ellos, es Gineseda de Cumlaude que contiene isoflavonas activas de soja no transgénica y procedente de Europa, pero además en su formulación se encuentran los siguientes ingredientes:

  • Vitamina B6 para reducir la irritabilidad y los cambios de humor.
  • Vitamina D3 que mejora la fijación del calcio a los huesos.
  • El lúpulo te ayudará a conciliar mejor el sueño gracias a su acción relajante. Además, reduce los sofocos y la irritabilidad.
  • Aceite de Onagra para evitar la sequedad cutánea y vaginal.
  • Salvia Officinalis. Reduce la sudoración por los sofocos y la sensación de hinchazón.
  • Vitamina E para la sequedad en la piel.

No obstante, los expertos insisten en que las plantas medicinales son considerados fármacos y, como tales, deben respetarse las indicaciones del prospecto y tomarse bajo consejo del médico o farmacéutico.