982 215 400 info@farmacialabandeira.com
0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

Para prevenir y tratar la hipercolesterolemia es conveniente aumentar la actividad física,evitar el sobrepeso y seguir unas recomendaciones dietéticas.

  • La práctica de ejercicio aumenta la eficacia de la insulina (ayuda a quemar grasa abdominal) aumenta el colesterol bueno (HDL), disminuye el colesterol malo (LDL), regula presión arterial y disminuye la obesidad.
  • Consumir menos alimentos ricos en grasas saturadas (mantequilla, leche entera, quesos con gran contenido graso)  y sustituirlos por hidratos de carbono complejos (cereales, tubérculos…
  • Aumentar el consumo de grasas insaturadas. Utilizar aceite de oliva frente a cualquier otro tipo de aceite. Evitar el consumo de nata, crema, manteca, sebo…
  • Consumir alimentos con bajo contenido de colesterol. El colesterol es uno de los principales constituyentes en la yema de huevos (no superar las 2 unidades a la semana) y las vísceras de los animales y las aves.
  • Aumentar la ingesta de fibra (cereales integrales, leguminosas, frutas, verduras…). No existe limitación en cuanto al consumo de legumbres, frutas, verduras y hortalizas.
  • Comer pescado con mayor frecuencia que la carne. Esta no debe superar las 3 raciones semanales y es conveniente consumir piezas magras frente piezas grasas, es decir, pollo o carne de vacuno.
    En cuanto al pescado se debe incluir en la alimentación tanto el pescado azul como el pescado blanco. En caso de dietas “estrictas” evitaremos los salazones y reducir el consumo de mariscos y moluscos.
  • Evitaremos el consumo de embutidos, bebidas alcohólicas (de forma ocasional se puede tomar vino tinto, no superando los 250 ml/día), bollería, chocolate…

En muchas ocasiones estas medidas no son suficientes para controlar la hipercolesterolemia y es preciso recurrir a un tratamiento que reduzca el colesterol.
Pero hay que tener presente que los fármacos no sustituyen las recomendaciones relacionadas con los hábitos cardiosaludables, sino que las complementan.


No te automediques, la medicación que le pudo ir bien a un familiar o a algún amigo puede tener efectos adversos en su organismo. Se debe consultar siempre a un especialista.