982 215 400 info@farmacialabandeira.com
0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

La jalea real es una sustancia segregada por las glándulas faríngeas de las abejas nodrizas y sirve de alimento para la Abeja Reina durante toda su vida. Si la abeja reina es la abeja más grande y la que más años vive… ¿no crees que su alimentación puede tener algo que ver?

La composición de la jalea real es muy variada y compleja. Entre los nutrientes que aporta, se encuentran un amplio abanico de vitaminas del grupo B, que ayudan a disminuir la fatiga. También contribuyen al normal funcionamiento del sistema nervioso, al igual que lo hará la vitamina C con el sistema inmunitario.

Otro importante porcentaje de su composición corresponde a minerales como el sodio, hierro, manganeso, potasio y calcio.

Además, en la jalea real se han encontrado los 20 aminoácidos que existen; entre ellos los 8 esenciales, que el organismo humano no puede sintetizar por sus propios medios y debe obtener de la dieta. Los aminoácidos son fundamentales para una eficaz protección y resistencia ante las enfermedades, y responsables del crecimiento, reparación y renovación de los tejidos.

De esta rica variedad de nutrientes, se derivan las numerosas propiedades de la jalea real.

 Por su capacidad vigorizante, es un complemento ideal para estudiantes, deportistas, o personas sometidas a un elevado requerimiento físico y/o intelectual.

 Su efecto tonificante y reequilíbrate del sistema nervioso, hace de la jalea una valiosa ayuda en casos de estrés, depresión, irritabilidad, apatía, pérdida de apetito o astenia.

 Al aportar minerales esenciales en la formación de glóbulos rojos, contribuye a evitar anemias u otros estados carenciales.

 Por último, aunque se le atribuyen otras muchas propiedades, mencionaremos su acción sobre el sistema inmunitario. La jalea real,  prepara al organismo para afrontar períodos en los que las defensas están más bajas. Es, por tanto, un complemento idóneo para utilizar como preventivo ante la llegada del invierno, cambios estacionales, estados de convalecencia; especialmente para niños, personas mayores y otros grupos de riesgo.