0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

La sequedad ocular produce molestias y alteraciones visuales, además puede dañar la superficie ocular. Un síntoma que nos describís en muchas ocasiones es la sensación de tener “arenas en los ojos”.

Nuestros ojos están protegidos por una película de lágrimas que está compuesta por una fase lipídica y una capa mucosa. Esta película aporta las siguientes propiedades:

  • Proporciona una superficie lisa para que la visión sea óptima.
  • Protege de las agresiones externas.
  • Permite que el ojo no roce con el párpado durante el parpadeo.
  • Nutre y mantiene limpia la superficie ocular, eliminando los residuos.

La superficie ocular está continuamente expuesta a agresiones que producen pérdida de humedad, si la producción de lágrimas no es óptima en cuanto a cantidad y calidad, se produce daño ocular. Existen diversas causas que pueden ser las culpables de sufrir el síndrome de ojo seco: uso de algunos fármacos, atrofia de las glándulas responsables de la producción de las lágrimas por la edad, estar sometidos a humo de tabaco, uso de lentilllas…

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Sensación de ardor en los ojos.
  • Sensación de arenilla o cuerpo extraño.
  • Enrojecimiento, lagrimeo y visión borrosa.
  • Dolor, pinchazos y sensación de vista cansada.

¿Cómo debemos tratarlo?

Una de las recomendaciones es aplicar lágrimas artificiales. Son preparados que se asemejan a las lágrimas fisiológicas. El objetivo de su uso es el de mejorar los síntomas del síndrome de ojos seco sin perjudicar la secreción de la lágrima natural.

De modo general, se presentan en forma de colirios multidosis o en colirio monodosis. Una de las ventajas que aportan los colirios monodosis es que no suelen contener en su composición ningún tipo de conservante ya que se aplicará en el momento en que se abra y se desechará el contenido sobrante.

En su composición incluyen componentes humectantes como la carmelosa, aunque en la actualidad uno de los más utilizados es el ácido hialurónico. El ácido hialurónico está presente de manera natural en la lágrima y una de sus funciones es retener el agua.

Además debemos de tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Debemos evitar el exceso de calefacción y aire acondicionado.
  • Evitar lugares cargados de humo de tabaco.
  • Utilizar humidificadores en casa que garanticen la humedad en el ambiente.

Éstas son las recomendaciones a seguir, si tenéis alguna duda, no dudéis en consultárnosla.