0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

La conjuntivitis se define como una inflamación de la conjuntiva ocular producida por una infección (bien sea provocada por bacterias o por hongos) o por el contacto con un alérgeno, irritantes físicos o químicos (como puede ser el cloro de la piscina).

Cursa con enrojecimiento, picor, secreción abundante y en algún caso dolor leve o moderado, sensación de cuerpo extraño…

¿Cómo prevenir la conjuntivitis?

En verano suelen aumentar los casos de conjuntivitis por lo que vamos a enumerar una serie de consejos y medidas higiénico-sanitarias que debemos de tener en cuenta:

Consejos para prevenir la conjuntivitis bacteriana:

  1. Utilizar gafas para nadar y bucear y evitar el contacto de los ojos con el agua.
  2. No tocar o frotarse los ojos.
  3. Lavarse las manos con frecuencia.
  4. Procurar no compartir la toalla con otras personas.
  5. Llevar gafas de sol para protegerse del polvo y la irritación que produce la exposición solar.
  6. No usar los cosméticos de otra persona ni objetos para el cuidado personal que puedan entrar en contacto con los ojos.
  7. Utilizar líquidos específicos de lentillas que garanticen la correcta conservación de las mismas.

 

Además, en el caso de padecer conjuntivitis alérgicas, se recomienda:

  1. Evitar ambientes con polvo, exponerse animales domésticos o a agentes irritantes como pueden ser el humo, el cloro de piscinas, etc.
  2. Limpiar y aspirar frecuentemente en casa para eliminar los agentes alérgenos.
  3. Mantener cerradas las ventanas y las puertas en los días en que se concentre mucho polen en el ambiente.
  4. Mantener subidas las ventanillas cuando se viaje en coche.
  5. No salir a pasear por el campo o por parques, donde suele haber una mayor concentración de polen.
  6. Utilizar gafas.
  7. Comprar aparatos de aire acondicionado que dispongan de filtros específicos para el polen y humidificadores.

La conjuntivitis alérgica suele mejorar con el uso de antihistamínicos, pero nunca debemos automedicarnos sin el consentimiento de nuestro médico o farmacéutico con el fin evitar posibles efectos adversos, interacciones entre medicamentos

Si el proceso empeora, el dolor es severo, se produce fotofobia, visión borrosa… debe acudir a un oftalmólogo.